el derecho de vivir en paz – victor jara & john lennon

Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario

“Contra el olvido” – poemario trilingüe

NOTICIAS
 
Ayer dijeron que hace veinte años se decretó la
muerte de Dios en San Francisco.
Y que una autopsia
no halló el órgano del alma en un hombre muerto.
Y alguien sugirió la muerte de la poesía
porque las palabras no sirven para nada,
porque son libélulas de aire que se derriten
con la brisa como nubes o ecos.
Un ateísta explicó que el decreto sobre
la muerte de Dios se había anulado,
ya que no se puede decretar la muerte de alguien
o de algo que no existe.
Y un filósofo declaró que la poesía
era el dios de las palabras que crean las realidades,
y que solo la poesía
era capaz de dar a luz a los dioses que traen
los relámpagos en las noches oscuras
y a las estrellas en los cielos azules, a las mariposas
en los campos verdeazules; y solo la poesía
puede posar una libélula escarlata en la ramita
de un pacholí recién nacido.

 

Raíces

Siempre oscuro
Un vino añejo de vendimias tórridas
Mis ataduras vienen desde adentro 
Desde raíces mezquinas que brotan a solas
Que emergen sólo de noche
En silencio de ojos que miran todo
Como si todo fuera de otro mundo.

Y no sé a quien culpar
La condición del hombre tiene origen marino
Origen de gritos y transmutaciones en ollas
Que hierven en racimos que crecen calladamente
En las sombras
En terrenos pecaminosos
En miedosas cosechas 
De guadañas de agricultores desconocidos.

Siempre oscuro
Algo carcome mis cadenas 
Pero mis raíces renacen y mis gritos
Jamás se oyen, jamás se leen. 

 
Carlos Zacarías Gómez
1944
Paraguay
 
 
 
Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario

Black is beautiful! Elis Regina

 
Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario

Te abrace en la noche… Fernando Cabrera & Ruben Rada

 
Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario

O anjo mais velho – Teatro Mágico

Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario

“Yo dormí en tantas casas que no puedo contarlas”

 
Ternura:
«Porque duermas, hijo mío, 
el ocaso no arde más:
 no hay más brillo que el rocío, 
 más blancura que mi faz.
Porque duermas, hijo mío,
el camino enmudeció: 
nadie gime sino el río; 
 nada existe sino yo».
 
«y a la par que mecías, me ibas cantando (…)
En esas canciones tú me nombrabas las cosas de la tierra:
los cerros, los frutos, los pueblos, las bestiecitas del campo,
como para domiciliar a tu hija en el mundo».
 
CANCIÓN QUECHUA

Donde fue Tihuantisuyo,
nacían los indios.
Llegábamos a la puna
con danzas, con himnos.

Silbaban quenas, ardían
dos mil fuegos vivos.
Cantaban Coyas de oro
y Amautas benditos.

Bajaste ciego de soles,
volando dormido,
para hallar viudos los aires
de llama y de indio.

Y donde eran maizales
ver subir el trigo
y en lugar de las vicuñas
topar los novillos.

¡Regresa a tu Pachacamac,
En-Vano-Venido,
Indio loco, Indio que nace,
pájaro perdido!

 

LA QUE CAMINA

    Aquel mismo arenal, ella camina
siempre hasta cuando ya duermen los otros;
y aunque para dormir caiga por tierra
ese mismo arenal sueña y camina.
La misma ruta, la que lleva al Este
es la que toma aunque la llama el Norte,
y aunque la luz del sol le da diez rutas
y se las sabe, camina la Única.
Al pie del mismo espino se detiene
y con el ademán mismo lo toma
y lo sujeta porque es su destino.

    La misma arruga de la tierra ardiente
la conduce, la abrasa y la obedece
y cuando cae de soles rendida
la vuelve a alzar para seguir con ella.
Sea que ella la viva o que la muera
en el ciego arenal que todo pierde,
de cuanto tuvo dado por la suerte
esa sola palabra ha recogido
y de ella vive y de la misma muere.

    Igual palabra, igual, es la que dice
y es todo lo que tuvo y lo que lleva
y por su sola sílaba de fuego
ella puede vivir hasta que quiera.
Otras palabras aprender no quiso
y la que lleva es su propio sustento
a más sola que va más la repite
pero no se la entienden sus caminos.

    ¿Cómo, si es tan pequeña la alimenta?
¿Y cómo si es tan breve la sostiene
y cómo si es la misma no la rinde
y a dónde va con ella hasta la muerte?
No le den soledad por que la mude,
ni palabra le den, que no responde.
Ninguna más le dieron, en naciendo,
y como es su gemela no la deja.

    ¿Por qué la madre no le dio sino ésta?
¿Y por qué cuando queda silenciosa
muda no está, que sigue balbuceándola?
Se va quedando sola como un árbol
o como arroyo de nadie sabido
así marchando entre un fin y un comienzo
y como sin edad o como en sueño.
Aquellos que la amaron no la encuentran,
el que la vio la cuenta por fábula
y su lengua olvidó todos los nombres
y sólo en su oración dice el del Único.

    Yo que la cuento ignoro su camino
y su semblante de soles quemado,
no sé si la sombrean pino o cedro
ni en qué lengua ella mienta a los extraños.

    Tanto quiso olvidar que le ha olvidado.
Tanto quiso mudar que ya no es ella,
tantos bosques y ríos se ha cruzado
que al mar la llevan ya para perderla,
y cuando me la pienso, yo la tengo,
y le voy sin descanso recitando
la letanía de todos los nombres
que me aprendí, como ella vagabunda;
pero el Ángel oscuro nunca, nunca,
quiso que yo la cruce en los senderos.

    Y tanto se la ignoran los caminos
que suelo comprender, con largo llanto,
que ya duerme del sueño fabuloso,
mar sin traición y monte sin repecho,
ni dicha ni dolor, nomás olvido.

Gabriela Mistral

Chile

1889/1967

Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario

La leyenda del tiempo-Homenaje a Garcia Lorca

 
Publicado en arte, cultura y lazer | Deja un comentario