Las Chicas Desobedientes

 

Las Dulces Señoras

De vez en cuando
valdría la pena
no actuar como señorita
de colegio particular
soltarse la melena frondosa
dejar los calzones remojar en algún río
peligroso
y simplemente
dejarse llevar por la corriente
electrificante y sabrosa
del agua
o de algún amor oculto y perversamente sano.

De vez en cuando
valdría la pena
practicar el oficio de hechicera
envenenar a los peligrosos por un par de horas
o al menos producirles ciertos dolores de estómago
y cautivar al amente con polvitos de violeta,
desearle la lepra a los enemigos.

De vez en cuando
valdría la pena perder la cordura
desordenar el día que es noche
desprenderse de los vestidos en llamaradas
y ser incautamente feliz
como un "sniper"
en los días de
la paz.

Marjorie Agosin

Ativista por los Derechos Humanos, Escritora y Maestra de  Español Norte Americana

 

Anuncios

Acerca de pacha creaciones nómadas

Una mujer y otras tantas más, artesana, madre, abuela, licenciada en letras y literatura española, una libertaria feminista en permanente revolución...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s